#Fichero

3 puntos clave para saber si el administrador de su edificio es realmente bueno

Cada día es más importante tener un buen administrador de edificios, para evitar la mayor cantidad de problemas y otorgar soluciones rápidas y fáciles ante cualquier inconveniente. Aquí te indicamos 3 tips para que los puedas identificar fácilmente.

¿Tiene problemas con el administrador de su edificio? ¿Dudas de su eficiencia como gestor de su comunidad? ¿Existe una mala estrategia de cobros en los gastos comunes?

Quizás se esté haciendo estas preguntas. Si vive en un edificio es muy probable que se esté cuestionando constantemente la labor que está llevando a cabo el administrador de su edificios y/o condominios. Por irónico que parezca, en algún momento dado, si la gestión del mismo fue buena, llegará la instancia en que se atraviese por una crisis y se le adjudicarán todas las malas decisiones en torno a su gestión. ¿Es el cambio de administrador la solución?

Independiente de lo que ocurra en su comunidad, si escucha el rumor de que el comité de administración está pensando en cambiar de profesional para llevar adecuadamente las funcionalidad de su condominio y/o edificio es porque algo malo ocurre. Luis Sánchez, gerente general de Admin Propiedades, empresa especializada en administración de edificios, entrega tres tips que lo ayudarán a evaluar a su actual administrador y saber si es “bueno” o “efectivo”.

1) Un buen administrador de edificios es un tipo extremadamente comunicativo:

Si bien es cierto que no siempre podrá atender todas las llamadas que le hagan, si tiene su correo operativo las 24 horas. Hay que entender que la cantidad de residentes que él atiende es interminable, por consiguiente, emplear el whatsapp o el teléfono no suele ser una buena idea.

Sin embargo, el administrador entrega siempre un canal comunicacional que puede ser perfectamente el correo electrónico que responde prudentemente. Hay algunos administradores que trabajan con equipos multidisciplinarios y delegan la función de recados y mensajes con alguien en particular. Si a su administrador no lo encuentra nunca, jamás está y no responde los correos que le envías, No se aparece por el edificio manteniendose ignorante y ajeno a los problemas presentados, podemos hablar de “negligencia en el procedimiento”: Su administrador debe tener la capacidad de comunicarse, y no sólo eso, debe comunicarse eficazmente.

2) Su administrador asume su rol de principal responsable en los problemas que afectan a la comunidad

Si su administrador, desde un angulo positivo, asume su responsabilidad frente a un problema y propone todos las soluciones posibles para resolverlo de la mejor forma posible, estamos frente a un sujeto que comprende cabalmente su cometido como administrador.

Hay casos donde el administrador suele culpar al conserje, al mayordomo, las costumbres de la comunidad e inclusive, al propio comité de administración y esto es un grave error. Buscar culpables sólo agravará el problema y no proporcionará ningún tipo de escapatoria frente al tema. Lo importante es avanzar y solucionar. Si su administrador es de este perfil; Que le gusta solucionar los problemas y emplea los mejores mecanismos para hacerlo sin emplear culpabilidad, es un buen síntoma de que están en manos de un excelente profesional.

3) Su administrador mantiene informado al comité y a la comunidad de todos los detalles de las rendiciones, cuadraturas y flujos de caja que se producen en un determinado período.

Independiente de que la ley de corporpiedad estipule plazos para las asambleas ordinarias donde se supone, es la instancia que el administrador tiene para presentar todo lo referente a su gestión administrativa, un buen administrador no espera este momento; Va y lo hace mensualmente, cada dos meses o cuatrimestralmente. Cumple con este vital compromiso e informa a los copropietarios y residentes de todos los proyectos llevados a cabo, transparenta sus gastos e informa de los ingresos. Esto garantiza una mejor resolución futura de conflictos porque al tener todo informado y en el orden correspondiente, le será más facil entregar información precisa a la comunidad cuando esta lo requiera. La proactividad es escencial en este rubro.

Hay que tener siempre en claro de que hay turbulencias y momentos donde a veces se priorizan otras cosas en vez de la gestion efectiva propiamente tal del administrador de edificios. Sin embargo, si este sujeto resulta ser comunicativo, dispuesto, preocupado, propositivo, soluciona los problemas, informa y rinde adecuadamente, estamos seguros de que toda dificultad será rapidamente subsanada. Hacemos énfasis en esto porque lamentablemente en el mercado hay administradores que no aplican todo lo anterior y ahí es donde vienen las complicaciones.

“El apoyo a su administrador, mantener contacto y conversaciones, pedir asesoría y colaborar positivamente pensando en el bien de la comunidad, ayuda significativamente a mejorar la convivencia y eficiencia de los resultados”, destaca el profesional de Admin Propiedades.

Post anterior

Clonación de tarjetas bancarias podría terminar con cajeros biométricos

Post siguiente

Originalidad pura: nueva gift card permite regalar conocimiento y tiempo

No Hay Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *