Panoramas

Teatro nacional chileno estrena “Comedia de Avenida Irarrázaval”

El 26 de agosto de 1937 se estrenó en el Duchess Theater de Londres la obra El tiempo de los Conway, del autor inglés J.B. Priestley. Desde sus inicios la obra se instaló como un montaje revolucionario pues, por primera vez, se rompía con el arquetipo del tiempo lineal en escena. Ambientado en el período entreguerras, el texto devela la decadencia de una familia inglesa acomodada. En el primer acto (1919), se celebra el cumpleaños de una de las hijas del matrimonio Conway. El segundo acto ocurre en la misma casa, pero 18 años más tarde: los Conway han fracasado de todas las formas posibles. El tercer y último acto marca el quiebre: volvemos a 1919, y el foco está puesto en las semillas del citado desastre.

Ocho décadas después, una versión libre de El tiempo de los Conway se presenta en el Teatro Nacional Chileno -a modo de co producción– bajo el título de Comedia de Avenida Irarrázaval, con dramaturgia del poeta Bruno Vidal y dirección de Camilo Carmona. Si bien el argumento y los personajes son similares, la versión local se ambienta en dos años clave para la historia de Chile: 1967 y 1987.

“En el año 1967 se desarrolló en Chile una gran crisis social, sobre todo para la clase media. La cuestión que plantea la obra es hasta qué punto dicha clase era capaz de anticipar los resultados de  esa presión social por el cambio”, señala Carmona.

Y agrega: “Como compañía Teatro madre nos interesó la obra de Priestley porque ofrece  distintas posibilidades de construcción. En este texto hay un juego íntimo que tiene que ver con el teatro dentro del teatro pero no como un mero artificio, sino como una  propuesta conceptual al servicio de la acción  dramática”.

En efecto, la obra comienza con la celebración del cumpleaños de una de las hijas del matrimonio Irarrázaval, la joven Delia. En estos encuentros, ellos acostumbran a hacer representaciones escénicas donde se disfrazan, cantan, bailan y se divierten interpretando los más diversos personajes. Todo fluye con normalidad hasta la llegada de un invitado especial, Lalo Becerra, un joven humilde que corteja a María del Pilar, la más bella de las hermanas. Segundo acto: otra celebración del cumpleaños de Delia. Sin embargo, esta vez, no hay juegos ni representaciones. La familia Irarrázaval está en bancarrota y Becerra es, en cambio, un comerciante acomodado. 

El estreno de “Comedia de Avenida Irarrázaval” se enmarca dentro de una nueva etapa del TNCH, bajo la dirección de Ramón Griffero y el lema “un teatro para todos”. Desde que asumió su nuevo puesto, la sala ha triplicado su público, alcanzando los 8 mil espectadores en 4 meses.

“Estrenar en el Teatro Nacional es realmente significativo. En esta institución se han presentado las personas más nobles que se dedican al oficio del teatro. Lo considero, sin duda, un suerte de reconocimiento y una apuesta por mi trabajo”, finaliza el director.

Comedia de Avenida Irarrázaval, Teatro Nacional Chileno, Sala Antonio Varas (Morandé 25, Metro Moneda).

6 de octubre al 4 de noviembre, a las 20:00 horas. El valor de las entradas: $7.000 general y $4.000 estudiantes y tercera edad.

Venta de entradas en boletería del teatro. Horario de funcionamiento: Lunes a viernes desde las 15.00 horas. Sábado desde las 16.00 horas. Reservas al fono (2)29771701.

Post anterior

Las hilanderas de Quemchi están en la Expo Mundo Rural 2017

Post siguiente

Lanzan en Chile la primera colección de ropa infantil de "Historia de un oso"

No Hay Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *