Internacional

Alianza entre Carlsberg y Microsoft permitirá desarrollar la cerveza del futuro

“Beer Fingerprinting Project” o “proyecto de huellas dactilares de cervezas” como se conoce el proyecto dará inicio a la cerveza del futuro.

Grupo Danés de cervezas Carlsberg, trajo a Chile una de sus más tradicionales cervezas, conocida como la precursora de las lagers. Se trata de Carlsberg hecha 100% de cebada malteada, creada por los mejores maestros cerveceros y que cuenta con 170 años de historia, dando origen a la fórmula que logró industrializar y cambiar el concepto de producción de las cervezas Lager para siempre, de ahí el surgimiento de la frase “hay un poquito de Carlsberg en cada cerveza”.

Después de años de historia y evolución científica que la convierten en probablemente la mejor cerveza del mundo, en 2018 busca reinventar la industria con la utilización de Inteligencia Artificial (IA) en los procesos de fabricación y controles de calidad de la cerveza a través del proyecto “beer fingerprinting project” como han denomina esta herramienta que dará inicio a la cerveza del futuro.

Gracias a la alianza que ha realizado Carlsberg con Microsoft y la Universidad de Aarhus, se han propuesto ejecutar un proceso con IA que consiste en el desarrollo de sensores capaces de detectar diferencias entre sabores y aromas de la cerveza que permite además de acortar los procesos de desarrollo, mejorar el control de calidad de éstas a través de la interpretación de datos, con la cual Microsoft busca ofrecer una interfaz fácil de utilizar para la lectura de los resultados, logrando un proceso mucho más ágil y automatizado.

“Los sensores potenciados con IA podrían darnos respuestas rápidas sobre la presencia de contaminantes en el suelo, el aire o el agua”, señaló Jochen Förster, director de levadura y fermentación en el laboratorio de investigación de Carlsberg.

En un desarrollo normal, los cerveceros primero comprueban que la levadura es capaz de crecer y producir alcohol antes de decidir si han adquirido el aroma y sabor correctos, gracias a estos sensores, los investigadores podrán acelerar este proceso. Förster explicó que los sensores podían reducir en un 30% (entre 8 y 24 meses) el tiempo que se necesita para desarrollar una nueva cerveza. “En la actualidad, los cerveceros dependen de personas, o de cromatografías y la espectrometría para detectar nuevos sabores y aromas, un proceso que puede durar horas por cada líquido probado” Afirma el investigador.

No es la primera vez que la compañía danesa busca innovar en materias de investigación, tecnología y sustentabilidad. Por ejemplo, la Cervecera es reconocida a nivel mundial por su profundo respeto por el medio ambiente y recientemente mostró su nuevo programa de sustentabilidad “Together Towards Zero” y los objetivos principales que lo acompaña. Como es el caso de la reducción de emisiones de carbono de sus fábricas a CERO y reducirá el consumo de agua en un 50%. Para el año 2022, Carlsberg cambiará a electricidad 100% renovable, en sus fábricas de cerveza y dentro del programa, se llevarán a cabo muchas otras iniciativas sostenibles, incluido el lanzamiento de la primera botella de cerveza biobased en 2018.

 

Post anterior

Solución pionera en Chile permite ahorrar hasta 3 días en gestión de entrada y salida de bodega en línea

Post siguiente

Por aumento de migrantes suben los precios de arriendo de departamentos

No Hay Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *