PanoramasTendencias

“Trabajos de amor perdidos en el campo chileno”, una novela Shakespeariana

El próximo jueves 26 de julio a las 19:00 horas, Alfredo Lewin, presentará el quinto libro del empresario y ex presidente de la SOFOFA, Orlando Sáenz. Esta es su segunda publicación de ficción, y en esta ocasión se basa en la obra Trabajos de amor perdido de William Shakespeare. A modo de homenaje al autor inglés y también por un compromiso adquirido hace casi medio siglo, llega a librerías esta novela de la mano de Ediciones Erasmo.

Luego de Testigo privilegiado, libro que estuvo semanas en el ranking de los más vendidos, Sáenz publicó su primer libro de ficción, ¿Cuentos o recuerdos? en el que los recuerdos transitan intervenidos con la imaginación. Hoy regresa a las librerías con Trabajos de amor perdidos en el campo chileno una novela de cien páginas, basada en la comedia de William Shakespeare, una de sus primeras obras, publicada hacia 1595. Es, probablemente, contemporánea de Romeo y Julieta y de Sueño de una noche de verano. El autor, para escribirla, se habría inspirado en la visita que realizó la princesa Margarita de Valois a Enrique III de Navarra (más tarde Enrique IV de Francia), en Nerca, en 1578. Los estudiosos de la obra del bardo ingles estiman que este trabajo es una de sus creaciones más intelectuales por sus alusiones literarias y la abundancia de recursos estilísticos.

El autor de esta novedosa adaptación asumió el desafío de trasladar esta historia clásica al campo chileno, para demostrar que la universalidad que caracteriza a los grandes personajes de las tragedias de Shakespeare también existe en los personajes de comedia, incluso en aquellos que se pueden considerar más extravagantes. Lo que motivó a Orlando Sáenz a responsabilizarse de este cometido fue encontrar en Trabajos de amor perdidos el embrión de las obras posteriores de Shakespeare, en las que edificó su inmortalidad.

La idea de transformar la obra de Shakespeare en una novela que transcurre en el campo chileno germinó en la mente de Orlando Sáenz durante medio siglo. Tomó la decisión de adaptarla, como un homenaje a su genio, cuando estuvo seguro de que todavía existen jóvenes cargados de responsabilidades que deciden olvidarse del amor, porque hay cosas más importantes que hacer; también muchachas hermosas que conjugan magistralmente encanto y algo de frivolidad con cultura y capacidad; y que sigue habiendo veteranos que no asumen su decadencia., mozalbetes insolentes, aduladores obsecuentes, patanes ladinos, policías sin sentido del humor y hombres y mujeres incondicionales de la voluptuosidad.

Post anterior

Impacto en plusvalía por futuras líneas de Metro que conectará Santiago y La Florida

Post siguiente

Selección chilena de Rugby consigue histórico resultado en mundial de 7

No Hay Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *