#Fichero

Cinco consejos para tener un envejecimiento activo y evitar enfermedades crónicas

Con el pasar de los años existen cambios fisiológicos que generan un deterioro inminente, provocando mayor riesgo de presentar enfermedades crónicas que limitan la funcionalidad. Sin embargo, estos cambios no son lineales ni para todos por igual, dependen de múltiples factores, entre ellos el ambiente, la genética y el autocuidado.

Por ello, la prevención es un factor clave para alcanzar un envejecimiento saludable y evitar que se presenten patologías que nos lleven a un deterioro mayor. En ese sentido, Alicia Sánchez, kinesióloga que apoya a Caja Los Andes, entrega los siguientes consejos:

Consejo Nº1: Manténgase activo:

Realice caminatas de al menos 30 minutos diarios con zapatos adecuados, sobre una superficie segura. Esta actividad activa su musculatura, moviliza sus articulaciones, estimula su sistema cardiovascular y su sistema inmune.

Además, realizar actividades grupales como bailar, yoga, pilates, aeróbica o taichí, son de suma importancia, porque solo está realizando ejercicio, sino que también está mejorando su capacidad cognitiva y se está relacionando con otras personas, siendo parte de un envejecimiento activo.

Consejo Nº2: Aliméntese saludablemente:

1.    Coma pescado cocido, al horno, al vapor o a la plancha 2 veces por semana, le ayudara a mantener su colesterol.

2.    Reduzca el consumo de sal, recuerde que los alimentos que vienen preparados ya vienen con sal.

3.    Beba bastante agua entre comidas, 6 a 8 vasos en el día.

4.    Aumente el consumo de alimentos ricos en fibra, como legumbres, frutas y verduras crudas, pan y cereales integrales. La fibra de los alimentos ayuda a bajar el colesterol y mejora la digestión.

5.    Disminuya el consumo de té y café, porque alteran el sueño y son diuréticos, es decir, contribuyen a la deshidratación en especial cuando se toma poco líquido.

Consejo 3: Tenga un sueño reparador:

1.    Evitar comidas muy calóricas y/o condimentadas antes de dormir.

2.    Prefiera alimentos livianos y por lo menos dos horas antes de dormir.

3.    Evite ver televisión o el uso de aparatos eléctricos.

4.    Realice rutinas para dormir, por ejemplo, luz tenue, ambiente cálido, lectura de 15 minutos.

5.    Evite el consumo de cafeína o estimulantes por lo menos 6 horas antes de dormir.

6.    Evite el consumo de alcohol y cigarrillo.

Consejo 4: No descuide la actividad mental:

El ejercicio mental también es fundamental para mantener una buena salud e independencia funcional. En ese sentido priorice la lectura, actividades manuales, resolución de puzles, la poesía y el baile para estimular su función cognitva.

Consejo 5: Mantenga un control médico regular:

Realicé al menos una vez al año un chequeo completo de su cuerpo. Y si está enfermo o no se siente saludable, no deje pasar el tiempo y vaya al médico de inmediato.

Post anterior

“Sueños de Arquitectos”, los proyectos que nunca se materializaron

Post siguiente

Organizaciones de la sociedad civil entregan medidas efectivas para la fiscalización de la ley de Inclusión laboral

No Hay Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.