NacionalOpinión

Una mirada altruista de la donación de sangre en Chile

Por Alejandra Escobar, directora de carreras de Salud de Duoc UC, sede San Carlos de Apoquindo

La sangre es un tejido irremplazable y de soporte vital. Tiene un rol en múltiples funciones que preservan la vida, tales como el intercambio gaseoso, defensa frente a infecciones y distribución de nutrientes, las que realiza a través de las diferentes células que la componen.

Este invaluable fluido constituye un tejido renovable del cuerpo humano. Esto quiere decir, que la médula ósea fabrica células sanguíneas constantemente, ya que tienen un tiempo limitado de vida. Este proceso de fabricación, ante determinadas situaciones de salud, se acelera en función de las necesidades, sin embargo, en ciertas ocasiones la demanda es mucho mayor a este aumento fisiológico de la producción, como por ejemplo, en pacientes oncológicos, paciente sometidos a cirugías mayores o anemia secundaria a procesos hemorrágicos activos, entre otros, y es ahí donde se torna imperioso conseguirla mediante la donación voluntaria, ya que hasta ahora, ninguna de las investigaciones en el mundo ha sido capaz de desarrollar un producto artificial que la reemplace.

En Chile, es el Ministerio de Salud la entidad responsable de gestionar el suministro de sangre para el país, contando con 4 Centros de Sangre (Valparaíso, Metropolitano de Santiago, Concepción y Austral en Puerto Montt) que desarrollan procesos de Medicina Transfusional, cuya misión es abastecer a la red asistencial con componentes sanguíneos en forma oportuna, en cantidad, equidad y calidad para el máximo beneficio de atención al paciente, que sea proveniente de Donantes de sangre seguros, obtenida mediante la promoción y educación de la sociedad en la cultura de la donación de manera altruista y a repetición, en donde los donantes voluntarios son la fuente de la cadena de abastecimiento. Sin embargo, el año 2015 tan solo un 20% de la población entre el grupo etario de 18 a 34 años realizó este proceso como donación altruista, predominando entonces la donación de reposición. Ante esto, estudios internacionales indican que la donación de sangre voluntaria es más segura que aquella en que amigos y familia realiza la donación de sangre para reponer lo utilizado.

Es por esto que la estrategia ministerial es promover la donación voluntaria, altruista y a repetición (ya que es una necesidad permanente y no solamente asociada a urgencias o desastres), que permita aumentar la seguridad de los donantes, contar con sangre con mayor grado de seguridad y con mayor oportunidad para ser utilizada en los hospitales y clínicas.

La donación altruista y a repetición (entre los 18 y los 60 años) es el acto generoso y caritativo que realiza una persona al momento de entregar parte de sí, como es lo su sangre, sin importarle quien recibirá y se beneficiará con su donación, sólo teniendo la premisa de que está donando vida a una o más personas vulnerables, y que sin su aporte esas vidas podría perderse.

Post anterior

Llega a Chile la segunda edición de Premium Wine Tasting

Post siguiente

Madvanna & Pepe Derby en vivo - Club Chocolate

No Hay Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.