EconomíaNacional

Endeudamiento en Chile: hablemos de números y porcentajes

El  47% de los chilenos declara que tiene algún tipo de deuda, según el Estudio CHILE3D GfK Adimark, 2016, lo que significa una leve baja en comparación a la medición del año 2015, cuando anotó un 48%.

Además el 45% de estas personas posee compromisos financieros mediante créditos de consumo con el retail, mientras que el 34% ha asumido préstamos con la banca.

Por tanto, el 79% de las personas que declaran tener deudas, asumieron estos créditos de consumo con el retail y con la banca, siendo ambos los principales actores en el financiamiento mediante préstamos a los consumidores

Asimismo, el 15% de los chilenos que admiten estar endeudados, han tomado un crédito hipotecario con la banca -los que generalmente son a 20 años a 30 años-, el 14% tiene compromisos financieros ligados a procesos de educación y el 5% debe préstamos automotrices.

Lo que llama la atención dentro del estudio, es la cantidad de adultos mayores endeudados en Chile. El 36% de las personas entre 65 y 74 años de edad tienen obligaciones financieras y el 31% de quienes superan los 75 años de edad poseen compromisos crediticios.

El director de Chiledeudas, Guillermo Figueroa, afirma que los adultos mayores son sujetos de endeudamiento tanto para el retail como para la banca hasta los 74 años de edad y lo que aminora el riesgo del crédito a este segmento es que cuenta con patrimonio personal, como la casa propia que, en general, está completamente pagada.

“Gran parte de estos adultos mayores, además, tienen bajas pensiones, por tanto, están obligados a endeudarse para solventar sus gastos como, por ejemplo, los ligados a salud que son propios de la edad. Pero como cuentan con su casa propia ya pagada, ese patrimonio es considerado por el retail y los bancos para dar el vamos al otorgamiento de créditos”, detalla el director de Chiledeudas.

 

Post anterior

Felipe Armas: "debe existir gratuidad para adultos mayores en obras de teatro"

Post siguiente

La Incontinencia Urinaria: el mal oculto de la mujer deportista

No Hay Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.