#Fichero

¿Cómo evitar la contaminación acústica en los espacios de trabajo?

Estrés, cansancio y falta de concentración son algunas de las consecuencias del ruido en el rendimiento del trabajador. Cada día surge más la importancia de diseñar las áreas de trabajo en pos de una buena salud laboral.

Según indica la Dirección del trabajo, la exposición ocupacional al ruido estable o fluctuante debe ser controlada de modo que para una jornada de ocho horas diarias ningún trabajador pueda estar expuesto a un nivel de presión sonora continuo equivalente a 85 decibeles.

El ruido no sólo afecta físicamente, sino también psicológicamente. La pérdida acelerada de la capacidad auditiva es quizás el efecto más conocido; sin embargo, no hace falta tener niveles elevados de ruido para padecer efectos de estrés, cansancio y falta de concentración debido al ruido ambiente.

De acuerdo con varios estudios, cada empleado en la oficina pasa la mitad de su tiempo de laboral con un trabajo que requiere concentración. La segunda mitad se usa para la comunicación. Con el fin de crear un espacio holístico y respetuoso, se deben conjugar los conceptos de alto rendimiento y fuente de creatividad, para apoyar a los diferentes desempeños profesionales.

Cuanto más saludable sea el entorno de trabajo, menos probabilidades existirán de bajo rendimiento, y por tanto se ahorrarán costes. Sin embargo, muchas veces la contaminación acústica en las empresas no recibe la atención necesaria.

Según indica Erika Cassanello, encargada de productos de la empresa de equipamiento de áreas de trabajo Intergroupe, “El diseño de la oficina ya no se limita a los muebles individuales. El enfoque de la actividad de planificación se basa cada vez más en crear entornos de trabajo que promuevan la comunicación y la cooperación, inspiren el pensamiento y ayuden a las personas a mantenerse saludables”.

Junto a este nuevo cambio han aparecido nuevos desafíos que buscan la concentración en las oficinas modernas a menudo ha significado una lucha fútil contra las interferencias acústicas y visuales.

Buscar la ayuda adecuada en crear un entorno de trabajo saludable que combine la correcta aplicación de particiones de pared, separadores, muebles hasta la elección de la iluminación y la acústica general, con el fin apoyar en la concentración y rendimiento, es clave para lograr el equilibrio entre las áreas colaborativas y privadas.

“El objetivo del entorno de diseño acústico es encontrar un compromiso entre la comunicación y la concentración para crear un entorno de trabajo libre de ruido. Una zona de descanso relajante y cómoda en el espacio de trabajo, invita a la gente a relajarse y recargar energías”. Recomienda Francisco Javier Palomo, Gerente de Ventas de Estel para Latinoamérica.

Post anterior

Estos son los 6 finalistas de "The Switch 2"

Post siguiente

Cómo la analítica de SAS ayudó a salvar la vida de un bebé lemur

No Hay Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.